San Antonio no para


 

San Antonio superó a Peñarol con un gol del “Tanque” Villa y se quedó con el Torneo Anual. El equipo del Bajo levantó tres trofeos en el 2019. Pero ¿Cuál es el secreto de tanto éxito?

 

Identidad: Sergio Raúl Olarte le dio una fisonomía a San Antonio: La “Villa” se fortaleció a través de buenas actuaciones de Mulieri, sus dos zagueros y Churquina, la rueda de auxilio del mediocampo. A partir de allí apostó a jugadores con buen pie del medio hacia arriba.

 

Recambio: Los que comienzan los partidos en el banco de suplentes, cuando entran dejan todo en la cancha.Una clara muestra es Leonardo Villa, que comenzó el torneo como titular, perdió terreno con su lesión y en el tramo final de la competencia fue decisivo con sus goles.

 

Jerarquía: Marcos Navarro y Mauricio Hoyos aportaron calidad y gol. El ex Juventud, con su pegada y cambio de ritmo se convirtió en el eje del equipo. El ex delantero de Gimnasia fue una garantía ofensiva.

 

Unión: En San Antonio reina un clima saludable. No existen egos y la palabra clave es EQUIPO.  Los más grandes conviven con los juveniles y les marcan el camino. El mensaje del entrenador es simple y claro. La convivencia del grupo es fundamental para lograr los objetivos.