Golpe histórico


 

Nadie lo esperaba. El fútbol es la dinámica de lo impensado. Imaginar que Argentina podría pasar con un gol agónico de Marcos Rojo sorpendió al mundo del fútbol, como también sorprende que Alemania haya quedado eliminada en primera fase de la Copa del Mundo.

 

Alemania, que sólo tenía que ganar a Corea del Sur para seguir viva en el Mundial de Rusia, cayó 2 a 0 ante los orientales. Había jugado como mínimo las cuatro últimas semifinales. Llegaba como una de las candidatas a la cita máxima, con un plantel renovado y algunas jovenes promesas; y se quedó en eso, en promesas. Los destellos de Toni Kroos disimularon la falta de contundencia y los horrores defensivos de un equipo que no jugó como tal y no pudo generar confianza desde el arco, con un Neuer entre algodones después de una larga inactividad, por lesión. Corea del Sur le dio un cachetazo que quedará en la historia.

 

Alemania se quedó afuera y Argentina pasó de fase, con el corazón en la mano. Los dos últimos finalistas padecieron en sus respectivos grupos, uno avanzó y el otro quedó en el camino, en este largo camino que tiene a Francia en el horizonte del combinado nacional.  En este Mundial parejo, en el que los candidatos se caen y los que a priori llegan de punto ganan sus encuentros, ¡por qué no ilusionarse con seguir avanzando!