Figallo campeón


 

Con la presencia de Marcelo Bosh y Juan Figallo (ambos entraron en el segundo tiempo), Saracens se coronó campeón de Inglaterra al vencer a Exeter 27-10. El ganador supo leer el partido, sacó a relucir una defensa inquebrantable y fue oportuno a la hora de atacar.

 

Llegaron los dos favoritos a la final, el primero y el segundo, los candidatos y allí Saracens sacó a relucir la experiencia y jerarquía de sus jugadores para doblegar a los Chiefs que no le encontraron la vuelta al partido.

 

Experiencia y jerarquía, porque llevó el partido a su antojo y logró contener a su rival que deambuló sin ideas y cada error que cometió lo pagó caro. Los Vunipola, Billy y Mako sacaron a relucir sus dotes de selección, tuvo una pareja de medios (Wigglesworth y Farrell) que cumplió a la perfección el planteo de juego e hizo la diferencia con los forwards.

 

Exeter se puso en ventaja con un penal de Joe Simmonds pero la alegría duró poco. Billy Vunipola le hizo sentir la potencia a su marca en los últimos metros y marcó el primer try para Saracens que vistió camiseta blanca. Lo siguió una buena jugada de los backs que Chris Wyles definió pegado a la bandera.

 

En el complemento otra vez lo mismo: Wigglesworth abrió la pelota y en la punta otra vez Wyles que apoyó en el ingoal. Para Exeter el partido se convirtió en una pesadilla a pesar de que llegó al try por medio de Gareth Steenson.

 

Ben Spencer aumentó la diferencia con un penal y para coronar el partido el ingresado Nathan Earle, en el epílogo del partido y otra vez por la punta, decoró el 27-10 final que lo dejo a Saracens como monarca de Inglaterra.